fbpx

Tuve el gusto de conocer a Carlos Rossi en el año 1994, Un ex Oficial de la Fuerza Aérea Argentina del Escalafón Comando que luego de dejar la fuerza, se encontraba trabajando en XEROX ARGENINA, empresa que decidió becarlo como investigador para desarrollar el proyecto COMPHUMANA (COMPutadora-HUMANA) de su autoría.

El mismo buscaba tratar de simular un cerebro artificial por computadora (algo muy ambicioso para aquella época donde la Inteligencia Artificial y las Redes neuronales Artificiales todavía estaban ajustándose) desde su base neurofisiológica hasta el nivel psicológico.

Tuve la oportunidad de evaluar sus ideas desde su arribo a la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Avellaneda, de Buenos Aires y posteriormente acompañarlo en todos sus desarrollos, por lo que, a parte de conocer la capacidad de Carlos, puedo decir que, es una persona de valores y un muy buen ser humano y amigo.

Para llevar adelante el desafío de Carlos, fundamos el Grupo de Neurosimulación Aplicada (GNA), dentro del Departamento de Ingeniería Química dirigido por el Ingeniero Hipólito Choren, quien apodo a Carlos “El Loco Neurona”, y así era referenciado en la universidad a partir de ese momento.

Al principio no debo dejar de decir, creía que las ideas que proponía Carlos emergían de una locura con todas sus letras, pero, a medida que avanzaba en sus desarrollos iba tomando más sustento lo que quería construir.

Carlos Rossi no es matemático, pero, sin embargo, buscando una salida para poder desarrollar una red neuronal artificial auto contenida, descubrió un teorema matemático cuya originalidad fue avalada por el departamento de matemática de esta universidad. Fue algo insólito.

En esos momentos, yo comenzaba a pensar que posiblemente no estaba enfrente de un loco, sino, más bien, de alguien con capacidades pocas veces vista.

Este pensamiento se fue afianzando más, cuando quiso transformar el movimiento de la psiquis humana ante tratamientos de psicología o psiquiatría, en una ecuación matemática, si…… parecía imposible, pero lo logró. Así que, desarrollamos un modelo como una primera aproximación a un estándar en la codificación y transmisión de los estados de pacientes por números y computadora. No solamente eso, sino, que podía representar el momento de más clave de la terapia, el inside.

Allí no terminó de sorprenderme, cierto día estábamos analizando los datos de los pacientes evaluados con este modelo psicomatemático y descubrimos lo que podría estar significando un índice de subjetividad en las evaluaciones que realiza el ser humano, además, de determinar que el intelecto a la hora de evaluar, por ejemplo, el estado de un paciente o desempeño de una persona en una organización, inconscientemente hacía una media aritmética de otra serie de variables, las cuales, también eran ponderada de igual forma por el cerebro. En resumen, pareciera que la mente de Carlos sabía donde iba y solo quedaba acompañarlo sin censurar sus viajes.

Debo destacar que para poder desarrollar lo anterior, Carlos pedía estudiar áreas del conocimiento que jamás había inspeccionado, pero que a su decir, intuitivamente sabía que necesitaba tenerlos para avanzar en sus desarrollos.

Cómo se podrán dar cuenta, como Director del Departamento de Física III de la facultad, el apoyarlo en estas capacitaciones, no era fácil, porque no sabía si los aprovecharía o no. A pesar de esto tuve mucha fe en él y lo envié a cuanto curso pedía, todos disímiles en diferentes campos de la ciencia, neurociencia, inteligencia artificial, biología molecular, psicología, neurofisiología y algunos otros, sin dejar de mencionar que Carlos había hecho 2 años de astronomía en la Universidad de la Plata, Facultad de Astronomía y que, además, en la fuerza aérea había sido entrenado por el Dr. Adolfo Portela en Prospección Electromagnética y era colaborador directo de los Manuales Internacionales de esta especialidad. ES DECIR, ESTABA EN PRESENCIA DE UNA MENTE TOTALMENTE FLEXIBLE Y APASIONADA POR EL ESTUDIO Y EL CONOCIMIENTO.

Es indudable que su pasión por los conocimientos y su capacidad de aprendizaje multidisciplinario son enormes, pero también, es muy claro que su modelo mental no puede ser confinado a una caja rígida de conocimientos (a una sola especialidad) porque terminaría matando su creatividad y capacidad de asociar información. Por esto, en aquel entonces, decidí no exigirle que termine una carrera de post grado. Lo deje “FLUIR”.

Dentro del grupo, teníamos (falleció hace 10 años) un asesor externo, el Dr. Juan Manuel Barbeito (neurólogo y neurocirujano investigador científico) asesor de la OMS, precursor de los tratados de psicocirugía a nivel mundial en el año 1979.

Cuando el Dr. Barbeito se enteró de lo que pretendía desarrollar Carlos Rossi, después de unas semanas de analizar la factibilidad del Proyecto Comphumana, nos dijo al GNA las siguiente palabras:

“Si Carlos puede implementar el proyecto que dice, este permitiría controlar la codificación de la información cerebral, y eso sería, ni más ni menos, un proyecto que impactaría en todo el mundo.”

Carlos siempre fue optimista y apasionado por el estudio. Siempre tuvo el sueño de dejar un gran legado para la humanidad y jamás le interesó lo que el resto de las personas dijera de sus ideas. Tenía claro donde iba y eso, como siempre suele decir, NO ES NEGOCIABLE.

Ante una mente así mi misión como mentor y guía era motivarlo más, aún en los momentos en que yo dudará lo que estaba haciendo y que resultados tendría. Además, muchos ojos de estudiantes, docentes e investigadores de la universidad estaban puestos sobre él, y un fracaso rotundo sería lamentable para Carlos y el Dto. De Química que abrió sus puertas para brindar respaldo a su beca.

Como su guía el hecho de apoyarlo siempre no quería decir que constantemente no me fijará si estaba enfocado en lo que quería alcanzar, al contrario, trataba de enfocarlo, ya que la mente flexible tiende a dispersarse, debido a que son capaces de llevar varios proyectos simultáneamente y todos con éxito.

TODAS LAS IDEAS LOCAS DE CARLOS FUERON LLEVADAS A LA PRACTICA Y FUNCIONARON DE PRIMERA, ALGUNAS DE ELLAS HOY SON PARTE DE SUS PATENTES O PROPIEDAD INTELECTUAL INÉDITAS EN EL MUNDO.

Hoy, ya pasaron más de 20 años de aquella época de compartir laboratorio y horas de estudio y desarrollo juntos. SENTIMOS UN RESPETO MUTUO MUY GRANDE y no me cabe duda que, será un mentor de excelencia para todos aquellos estudiantes, profesionales y personas que deseen hacer historia desarrollando sus propias ideas guiados por él y dejar un legado admirable para la humanidad.

Algunas personas deben comprender que el ser exitoso NO SIEMPRE es sinónimo de saber hacer dinero o ser un gran empresario.

Los científicos y las personas que hacen historia por sus innovaciones sin tener formación, consideramos nuestro éxito, HACER UN APORTE A LA HUMANIDAD, aunque ello no signifique mucho dinero, pero tiene un mayor significado para nosotros: ELEVAR EL ESPÍRITU POR MEDIO DEL CONOCIMIENTO Y PODER COMPRENDER MEJOR LA VERDAD DE LAS COSAS, o si usted prefiere, entender mejor la inmensa obra del creador, Dios o energía universal.

Los éxitos de Carlos no se acabaron y aparecerán por todos lados (aunque a muchos no les guste o traten de bloquear sus sueños. Esto lo hacen las personas mediocres, incapaces, mal intencionadas y frustradas), hasta transformarse en un ícono de MENTALIDAD FLEXIBLE a nivel mundial.

Ladislao Bodnar
Lic. Fisicoquímica
Orientación Química Nuclear
Ex Director Departamento de Física III
UTN-FRA-Buenos Aires

Dr. Rossi

Experto en conducta humana, neurociencia y productividad. Consultor de Recursos Humanos. 20 años de experiencia, investigación y desarrollo de herramientas. He podido ayudar a más de 500 personas en niveles directivos de organizaciones de 32 líneas de negocios distintos. Más de 180 empresas atendidas en toda Latinoamérica. Soy SEI Coach Six Seconds, EE.UU. Coach Clase Mundial Tracom Group, EE.UU. Ph.D. en Recursos Humanos, Ph.D. en Educación, Máster en Neurociencia, España. Máster en Gestión del Conocimiento, España. Licenciado en Tecnología Educativa, Argentina. Ex Oficial de la Fuerza Aérea, Argentina.

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: